Mínimo Producto Viable

Mucho se habla de estas siglas MVP, que representan el mínimo producto viable… pero a nivel de negocio es parte de un lenguaje secreto… el de los emprendedores.Y es que los emprendedores tienen muchas virtudes, entre ellas la de no tener miedo, ni ponerse límites.
Poner en el mercado un MVP no es otra cosa que poner una oferta en el mercado y ver si es viable, es decir, ver si tiene aceptación entre nuestros potenciales clientes. Es simplemente, una forma de “testar” que pasa con tu producto o servicio.
En el caso de que lo que vendas sea un producto físico , lo primero que tienes que saber es:

• En que se diferencia mi producto respecto a otros ya similares en el mercado
• A que tipo de cliente se lo voy a vender

Si no eres capaz de responder a estas dos preguntas, no estarás enfocando bien el mercado, y no serás capaz de vender nada.
Si realmente conoces esas dos respuestas, tienes un paso de gigante hacia adelante, el siguiente paso es llevarlo al mercado a ver si se vende… o mejor dicho… hacer la prueba de ir al mercado.
Supongamos que fabricas vasos, has diseñado 3 tipos de vasos muy bonitos, con una técnica muy chula y novedosa

¿ qué podríamos hacer para testar el producto?

• Abrir un perfil en IG en invertir algo de dinero para ver si le gusta a tu tipo de cliente. Instagram y Facebook te permite segmentar muy bien los intereses de tu cliente, de manera que vas a afinar bastante.
• Cogerte lo vasos y elegir 10 tiendas que se dedican al menaje y proponerles una venta, y que incluso que puedan hacer un pedido (que por supuesto lo vamos a servir si es posible, pero si no no).


Solo con estas dos acciones que pueden haber supuesto una inversión de 50-100€ en redes y algo de nuestro tiempo y entusiasmo, podemos conocer la aceptación de nuestros vasos, y podremos sacar unas cuantas conclusiones. Esto es solo un ejemplo, seguro que hay muchas más opciones.

Y si lo que ofrezco es un servicio…?
Podríamos hacer algo similar, aunque al ser un bien intangible es más difícil de testar, pero solo tenemos de nuevo que tener claro:


• Que necesidad está solucionando a nuestro cliente y buscar clientes de ese tipo.
• Ofrecerles una demostración o una prueba de lo que les vas a ofrecer

Por ejemplo, si hemos creado una aplicación que sirve para contactar con influencers, quizás sea una herramienta muy útil para las agencias de publicidad.

¿Qué podríamos hacer para testar el servicio?

  • Hacer una encuesta y enviarla a una base de datos de agencias de comunicación y ver que interés despierta la nueva herramienta
  • Buscar agencias de publicidad y solicitarles una visita para hacerles la demostración en sus oficinas y ver que opinan respecto al servicio que presta la herramienta

Conclusiones

La idea de todo esto es… uno de los lemas de los emprendedores… “fracasa rápido y barato”… ¿Por qué? Muy fácil… la primera versión de tu producto no va a ser la mejor. El contacto con el mercado te permitirá aprender lo que necesitan tus clientes y te dará rápidamente el feedback de lo que realmente les puedes vender.
En el peor de los casos, si tu producto no despierta ningún interés, quizás debas plantearte volver a pensar si tu producto o servicios soluciona algún problema o no has sabido llegar al mercado. En cualquier caso, pensar es más barato que montar toda una infraestructura y luego fracasar.

En Muchas Luces te podemos ayudar a lanzar tu MVP y sobre todo a pensar… y ya sabes… pensar es más barato 🙂

Si quieres saber más pincha aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.